• Achicoria (Cichorium intybus)


    Ingresá
  • Recetas Cuyanas: Nueva Sección empezamos con el Patay.


    Ingresá
  • Abre Puño (Centaurea melitensis)


    Ingresá
  • Flora que habita en Mendoza.


    Ingresá
  • La exclusión del desierto lavallino.


    Ingresá
  • Mendoza Profunda: Nueva visión del blog, el mismo de siempre pero más mendocino y profesional.


    Ingresá

Recientes

lunes, 29 de junio de 2015

Achicoria (Cichorium intybus)

Nueva Entrega de la Flora que Habita en Mendoza. Ahora la conocida Achicoria.


Científicamente
Herbácea de las familia de las compuestas (Asteráceas), anual o bienal, con raíz cilíndrica, larga, espesa, carnosa, con tallos erguidos, glabros o setulosos, ramosos hasta de un metro de alto con hojas radicales en roseta, vellosas sobre la nervaduras dorsales, oblanceoladas, crenadas o runcinadas, las superiores lanceoladas y abrazadoras en la base. Capítulos axilares o terminales, sésiles, en espiga muy laxa, con brácteas cortas. Involucro turbinado de 6•8 mm de diámetro, con brácteas lanceoladas, atenuadas en sentido distal. Flores azul-celeste, isomorfas con corola de ápice pentadentado. Aquenios gruesos con una corona de escamas cortas.
Originaria de Europa y naturalizada con frecuencia en muchas partes. En Mendoza es común al borde de acequias, canales de riego, baldíos suburbanos, bordes de caminos y rastrojos.
Planta y Flor de Achicoria.

En Mendoza el libro Deserta la documenta en la zona de Las Paredes, San Carlos donde ya en ese tiempo (1972) se le llamaba “Achicoria”.

¿Por qué su nombre?
Cichorium: nombre genérico que es una versión latinizada de un nombre árabe de una de las especies de este género del griego kichore, que por lo general lleva un nombre común de la achicoria o endivia
El epíteto intybus es el término con que se le conoce en Italia o en la región originaria a la Endivia o Achicoria.

Propiedades y usos
La planta ha dado origen a variedades cultivadas como ensaladas, tales como la escarola de hojas crespas u otras de hojas tiernas, laciniadas o anchas, estas con raíces gruesas, carnosas, que se consumen cocidas. Es de gran amargor. La raíz tostada se emplea como sucedáneo del café, con la propiedad de anular los efectos que produce la cafeína (Calico, 1931).
Planta en momento optimo de cosecha comercial.

Se Ie atribuyen propiedades laxantes, diuréticas y para combatir el reuma, la gota y algunas enfermedades de la piel.

Utilización
Café de Achicoria:
Éste se realiza con la raíz de la planta, para ello cuando las hojas se empiezan a poner amarillas (la planta se entrega) debemos escarbar y extraer la raíz que es de forma napiforme y de color marrón claro. La raíz se seca, se tuesta y se muele hasta obtener un polvo que se utilizará para infusión al igual que el café solo que sin cafeína!! El café de achicoria regula el azúcar en sangre (gracias a la inulina) y evita el estreñimiento debido a su alto contenido de fibra.
Infusión laxante y depurativa:
Se hace hervir 20 gramos de hojas tiernas frescas o 10 gramos de hojas secas de achicoria en 1 litro de agua, se deja enfriar lentamente, se cuela y se toma una taza después de cada comida. Con su uso prolongado se curan los cólicos hepáticos. Muy buen laxante para niños.
Si sos de tener la presión baja tené cuidado porque la achicoria es diurética y eso baja la presión. Al igual que tiene alto contenido de oxalato y para personas con cálculos en los riñones no sería conveniente.
¡Cualquier consulta a  info@estrella-verde.com Gracias!

Fuente:
1- Ruiz Leal, A. 1972. Flora Popular Mendocina (Deserta 3). Contribuciones del Instituto Argentino de Investigaciones de las Zonas Áridas (IADIZA). FECIC (ed. 1975), Buenos Aires, 15-16 pp.
2- Recetario Patagónico de Flores y Plantas Medicinales Nativas y Exóticas, Lic. Biológia Marcelo R. Lauría Sorge.
3- Davidse, G., M. Sousa-Peña, S. Knapp & F. Chiang Cabrera. (editores generales) 2012. Asteraceae. Fl. Mesoamer. 5(2): ined.
4- http://www.actaplantarum.org/floraitaliae/viewtopic.php?t=7098
5- http://www.freshplaza.es/article/23375/La-achicoria-(Cichorium-intybus)
6- http://www.botanical-online.com/achicoriacafe.htm
 Las fotografías son de Flickr. https://www.flickr.com/search/?q=cichorium+intybus y de http://plantamedicinales.net/wp-content/achicoria_004.jpg

Ing. Agrónomo Pablo Caparrós

domingo, 17 de mayo de 2015

Recetas Cuyanas: Nueva Sección empezamos con el Patay.



Decididos a meternos profundamente en nuestra región sobre todo en Mendoza,  planteamos generar un recetario de nuestra Región de Cuyo. El objetivo es Re Valorizar los alimentos que tenemos disponibles sin cultivar en nuestro campo, o lo que se produce más fácilmente en nuestra región ya se por costumbre o por posibilidades.
Yo soy Vegetariano pero este conjunto de recetas será de todo, para poder si re valorizar toda nuestra cultura alimenticia y en el medio iré dando mis opiniones al respecto objetivamente o un consejo para poder cambiar algún ingrediente que no sea muy agradable desde mi punto de vista.
Bueno listo, ahora a inyectar cultura a nuestros cerebros!

Patay o Pan de Algarrobo

El Patay (pan de los Indios) es una especie de torta realizada con harina de algarrobo típica del centro, noroeste y norte de Argentina.
El patay cumplió las funciones de ser una especie de "pan" en la dieta de pueblos aborígenes como los paziocas ("diaguitas"), huarpes, calchaquíes, "comechingones”, sanavirones entre otros. En la actualidad es un alimento típico de la población criolla del interior argentino, especialmente en el norte de Cuyo y el NOA


Receta basada en el fruto del algarrobo dulce

Ingredientes (para 4 porciones)

4kg de vainas de Algarrobo Dulce
Agua
Sal
Opcionales: Otros tipos de harinas para mezclar, ralladura de limón o naranja.

Preparación

Cosechar el fruto del algarrobo ya caído del árbol, colocarlo en un lienzo y tenerlo 2 días al sol.
Como primera medida para moler (majar) el algarrobo hay que tomar estas precauciones:

- Que el mortero (en este caso de madera) y la mano deben estar limpios y secos.
- La temperatura ambiente no debe sobrepasar los 35º C.
- Al mover el fruto se debe escuchar sonar su semilla dentro, esto nos indica que ya está apto para su uso.
Se puede moler en una licuadora en seco.
Luego de moler muy bien el algarrobo, nos quedara la cáscara y la harina del fruto, los cuales deberán separarse por medio de un tamiz muy fino.
-Mezclar la harina con la cantidad de agua necesaria, se le puede aplicar un poco de sal.
Ya separados, colocar la mezcla en moldes y prensarla con una cuchara, llevarla al horno bien caliente en una placa hasta que se dore (8 a 10 min).
Sacar del horno y guardar en bolsa de papel en un lugar fresco y seco.


Algunas de las propiedades de alimentarse con algarrobo son:

El fruto de los Algarrobos es es una legumbre con altos contenidos de proteínas e hidratos de carbono Esto hace que su cultivo sea recomendado con una doble finalidad: detener el avance de la desertificación y erosión del suelo en zonas áridas y semiáridas, y utilizar sus frutos para alimentación humana y animal en países en desarrollo

• Es rica en vitamina D y vitaminas del grupo B como la B1 (tiamina), B2 (riboflavina) (1 mg./kg.), laB3 o niacina y pro-vitamina A o beta-caroteno.
• Es rica en potasio, magnesio, fósforo (0.2%), hierro (20 mg./kg.), calcio (0.2%) y silicio.
• Las semillas de algarroba contienen altos porcentajes de mucílagos, además de que poseen la facultad de ejercer una acción favorable contra las inflamaciones de las mucosas, reduciendo la irritación de vías respiratorias y digestivas, actuando adecuadamente contra las diarreas.
• Proporciona mucha energía, contiene 50% de azúcar natural y 10% de proteínas.
• Sus semillas son ricas en fibra soluble, son buenas para la digestión y el buen mantenimiento de los intestinos.
• Es un alimento apto para celiacos ya que no contiene gluten.

Fuentes:

+ PROKOPIUK D.- CRUZ G.- GRADOS N- GARRO O.- CHIRALT A. Estudio comparativo entre frutos de Prosopis alba y Prosopis pallida.
+ http://www.desarrollosocial.gob.ar/Uploads/i1/3-%20Recetas%20Cuyo.pdf
+ http://saludnatural.biomanantial.com/algarroba-propiedades-y-usos-en-la-cocina-y-salud/

Pablo Caparrós Ingeniero Agrónomo

domingo, 19 de abril de 2015

Fabrican ladrillos sustentables en Mendoza



Un grupo de investigación del CONICET enseña a habitantes de una comunidad indígena de Lavalle a producir piezas de construcción en base a arena del desierto.
Tres Cruces es un árido paraje ubicado a 200 km al noreste de la ciudad de Mendoza. Allí, investigadores del Laboratorio de Desertificación y Ordenamiento Territorial (LaDyOT) del Instituto Argentino de Investigaciones de Zonas Áridas (IADIZA, CONICET-UNCuyo-Mendoza), en conjunto con la Comunidad Huarpe "Pinkanta" y la Cooperativa "Kanay Ken" llevan a cabo una serie de proyectos orientados al desarrollo local y al mejoramiento de la calidad de vida de los pobladores.
Durante años, los investigadores del LaDyoT han llevado a cabo actividades relacionadas con el cuidado y aprovechamiento de los recursos naturales del área para reducir el impacto de la desertificación en los sectores más vulnerables. Entre las prácticas que desarrollan se encuentra la construcción de una Unidad de Producción y Servicios (UPyS) que les permita a este núcleo de productores lavallinos incrementar la producción de leche caprina y sus derivados. Una tarea que, sin dudas, no está exenta de complicaciones debido a las vicisitudes que implican la distancia hasta el paraje y la escasez de recursos.
Para mitigar estas dificultades y poder construir el tambo, los investigadores del IADIZA en conjunto con un equipo de trabajo integrado por el arquitecto Jorge Mitchell y el ingeniero Javier Garro del Laboratorio de Ambiente y Vivienda (LAHyV) del Instituto de Ciencias Humanas, Sociales y Ambientales (INCIHUSA-CONICET), decidieron llevar adelante un programa de capacitación para la producción de ladrillos in situ.
La fórmula es simple: cemento, agua y arena del mismo desierto: “esto lo hace absolutamente viable, sólo tenemos el costo del cemento que se utiliza en una dósis muy reducida, y la mano de obra es de los puesteros”, explica Jorge Mitchell integrante del LAHyV.
La producción de estos ladrillos, a diferencia de los convencionales fabricados con arcilla y cocidos a altas temperaturas, (350º C) no requiere quemar madera, lo que reduce significativamente la polución y la tala indiscriminada, y el consecuente daño ambiental. “En este caso, el cemento funciona como el elemento que solidifica la mezcla”, detalla el profesional.
Mitchell agrega que lo más destacable del proyecto es que son los mismos habitantes de la zona los que trabajan en la elaboración de los ladrillos: “si no es sustentable utilizar los recursos del lugar y ver a la gente usar la arena de su propio suelo, dónde está la sustentabilidad”, se pregunta.
Lo innovador del programa es que utiliza al taller como modalidad de trabajo, “hay una transferencia de conocimiento y tecnología, una adaptabilidad socio-técnica; pero a nosotros nos gusta hablar de encuentros más que de transferencia, encuentro es ir en busca del otro y producir un vínculo”. “Esto es un encuentro de saberes, -continúa- nosotros tenemos una manera de pensar y haber probado; y ellos también ponen su conocimiento que, muchas veces, es mucho más acertado que el nuestro, y ahí está nuestra paga, porque en realidad nos enriquecen a nosotros”.
Mitchell precisó que con los habitantes de la zona elaboran un plan para, una vez concluido el tambo, poder utilizar estos mismos elementos para mejorar o ampliar sus viviendas, y tienen en vista presentar un proyecto que les permita obtener la financiación para tener su propia elaboradora: “a veces, creemos conocer lo que el otro necesita y a esos otros ni siquiera se los consulta, y esa es la diferencia metodológica y conceptual que tenemos como grupo, no vamos a decirles: esto es lo que ustedes necesitan; creemos que esta es la manera de que el proyecto no fracase, que sea sustentable, porque ellos dejan de depender de vos, pueden empoderarse de la idea y por sí mismos pueden resolver los temas que les aquejan, y de este modo habremos cumplido con la tarea”, puntualizó. 
Fuente: Conicet

lunes, 6 de abril de 2015

El riachuelo cada vez más contaminado y peligroso.



Un equipo interdisciplinario de investigadores presentó un informe en el cual se evidencia que existen altísimos niveles de contaminación en el sector de Cuatro Bocas y que los sedimentos no pueden continuar arrojándose al Río de la Plata sin un tratamiento adecuado. Los especialistas señalan que estos sedimentos pueden afectar una fuente de agua potable de la Ciudad de Buenos Aires y gran parte del conurbano bonaerense.
La Facultad de Agronomía de la UBA (FAUBA) presentó un informe que advierte sobre los riesgos del dragado que se realiza en la zona de Cuatro Bocas del Riachuelo. Según los investigadores, estos sedimentos no deberían seguir trasladándose al Río de la Plata sin medidas de contención o un tratamiento previo, debido a que su altísimo grado de contaminación podría afectar una fuente de agua potable. 

El informe presentado en el Consejo Profesional de Arquitectura y Urbanismo por un equipo interdisciplinario de profesionales de la FAUBA y de la Fundación Agronegocios y Alimentos, adquiere una relevancia especial respecto de otros realizados con anterioridad en el Riachuelo, porque es la primera vez que se informa sobre la contaminación de sedimentos en el sector de Cuatro Bocas, donde confluyen la desembocadura del Riachuelo, el Río de la Plata, Dock Sud y los diques de Puerto Madero.

Los resultados del estudio mostraron que en ese lugar existen altos niveles de metales pesados, principalmente cromo, arsénico, zinc y cobre, muy superiores a los permitidos por las normas internacionales para ser reubicados libremente en un cuerpo de agua.

Debido a que en la Argentina no existen normas específicas para la operatoria de dragado, la calidad de los sedimentos y su disposición, el estudio de la FAUBA tomó en cuenta los parámetros y niveles utilizados en Holanda, Canadá y España, aceptados internacionalmente.

“Los resultados evaluados por las tres normativas muestran el riesgo asociado a la disposición del material dragado del Riachuelo en aguas abiertas del Río de la Plata. Por lo tanto, la disposición del material dragado de la zona de Cuatro Bocas no debe realizarse libremente en aguas y se aconseja evaluar medidas de contención u otras alternativas para su reubicación”, indica el informe realizado por las investigadoras Alicia Fabrizio de Iorio y Alicia Rendina, de la cátedra de Química Analítica.

“El Riachuelo es un río de llanura, tiene un proceso de constante sedimentación y condiciones que favorecen la retención de contaminantes en el lecho. En particular, este sector de Cuatro Bocas posee un alto grado de contaminación debido a fuentes puntuales y difusas de una zona altamente industrializada”, sostuvo a Argentina Investiga Hugo Cetrángolo, investigador de la FAUBA. Y añadió: “Cuando los elementos se trasladan a aguas abiertas, pasan de un medio anaeróbico (sin oxígeno), como es el Riachuelo, a uno aeróbico, como el Río de la Plata, y hay una tendencia a la solubilización en el agua”.

Las obras de dragado sobre el sector de Cuatro Bocas habían sido frenadas en marzo de 2013 por el Juzgado Federal de Morón Nº 2, en el que recayó la competencia del caso Riachuelo por orden de la Corte Suprema de Justicia, hasta que se definieran las normas de control que permitan atenuar el impacto ambiental. La medida cautelar hacía lugar a un recurso de amparo presentado por la Fundación Agronegocios y Alimentos, sobre la base del informe técnico de la FAUBA. Ahora el máximo tribunal deberá dirimir el conflicto.

Tras la presentación del informe de la FAUBA, los investigadores anticiparon que a futuro continuarían haciendo nuevos estudios y definiendo una propuesta que permita implementar una normativa que regule el dragado y la disposición de sedimentos contaminados según parámetros más exigentes, adecuados a las normativas reconocidas internacionalmente.
Rodolfo Zibell
Juan Manuel Repetto (FAUBA)
Subsecretaría de Relaciones Institucionales
Universidad de Buenos Aires
Fuente: Argentina Investiga

lunes, 30 de marzo de 2015

Abre Puño (Centaurea melitensis)



El primer capítulo de esta sección de "Flora que habita en Mendoza".  El Abrepuño de la familia de las compuestas. Disfruten!!
Científicamente

Es una especie de las familia de las compuestas (Asteráceas) anual y bienal, de 10 a 100 cm de altura, con tallos ramificados superiormente, hojas con resinas, y espinas tipo filiarias, alternas, las basales pecioladas con limbo sinuado y lobado o pinnado, las caulinares asentadas y linear lanceoladas. Las flores en capítulos discoideos, homógamos, solitarios o en grupos terminales de color amarillo. Capítulos con involucro de brácteas aracnoideas; las externas y medias con un apéndice espinoso. Dicho apéndice posee una espina terminal y varios pares de espinas laterales. Los frutos son aquenios con un vilano escamoso casi tan largo como el aquenio y con eleosoma.
Esta planta es nativa de la región mediterránea de Europa y África del Norte. Se introdujo a América en el siglo XVIII: la primera aparición documentada es en California y está en el adobe de un edificio construido en San Fernando en 1797. También está naturalizada en una serie de islas del Pacífico, y prácticamente en el mundo entero. Mendoza nuestra provincia no es la excepción donde suele aparecer en suelos modificados o como maleza de cultivos.
En Mendoza el libro Deserta la documenta en la zona de Maipú donde ya en ese tiempo (1972) se le llamaba “Abre Puño”. 





¿Por qué su nombre?

Centaurea: nombre genérico que procede del griego kentauros, hombres que conocían las propiedades de las plantas medicinales.
El epíteto melitensis es un término topo-geográfico, aludiendo a Melita, el apelativo antiguo de la isla de Malta que es su locus typicus en la descripción original de Linneo.


Propiedades y usos

Los jugos de hojas y flores tienen propiedades hipoglucemiante (disminuye los niveles de azúcar en sangre), febrífuga (baja la fiebre), hipercolesterolemia (baja los niveles de colesterol), antibiótica, citostática (antitumoral) y también se le reconocen propiedades de protectora gástrica. Se utiliza también para cuajar leche.

Utilización

La Centaurea disminuye la cantidad de azúcar tanto en la sangre como en la orina de quienes la consuman de manera continuada. Este efecto beneficioso se produce con mucho retraso después de haber sido consumida la planta, siendo también larga su duración, por lo que su uso ha de ser prolongado. Esta propiedad la poseen todas las especies del género Centaurea.
Se emplea el tallo con sus hojas y cabezuelas en forma de infusión en dosis de 30 gr de centáurea (mejor si está recién desecada) por un litro de agua. Puede ser utilizada en fresco, tomando en ese caso una mayor cantidad de centáurea. Es de sabor muy amargo y la dosis habitual es una taza en ayunas y otra antes de acostarse; tratándose de diabéticos nunca debe edulcorarse con azúcar ni con miel. Conviene recomendar a cuantos se mediquen con esta hierba que utilicen infusión en lugar de cocimiento, empleando cabezuelas que se desecarán lo más rápida y perfectamente posible, y se cortarán con una tijera en pedacitos muy menudos antes de verter sobre ellos el agua hirviendo; con el recipiente tapado, se dejará enfriar la infusión con la planta dentro. Ya templada o fría, puede ser edulcorada con sacarina para poder tomarla, ya que su amargor es muy intenso.

Otro Abre Puño que vive en estas tierras.

Hay otro miembro del género Centaurea que se puede encontrar en Mendoza. Documentado por el Inta. Este es Centaurea solstitialis. Solo se diferencia de la melitensis por el largo de las espinas. Esta planta tiene propiedades antiulcerosas comprobadas por la Universidad de Bahía Blanca y los mismos que tienen las Centaureas en la disminución del azúcar en sangre, aunque a la vez se la acusa de algunas enfermedades en los equinos que la pastorean. Por lo tanto en una conclusión rápida, nadie que lea este artículo se disponga a buscar solo por las imágenes a la planta y hacer las infusiones para control del azúcar sin antes consultarlo con un médico. Eso sí en el caso de poder encontrar las centaureas en alguna herboristería ahí sí podrían estar tranquilos. Las diferencias entre las dos plantas es muy fina y pueden confundirse.

¡Si sos capaz de descubrirla en Mendoza mándanos una foto y la ubicación de la planta a info@estrella-verde.com Gracias!

Ing Agr. Pablo Caparrós


Fuente:
1- Ruiz Leal, A. 1972. Flora Popular Mendocina (Deserta 3). Contribuciones del Instituto Argentino de Investigaciones de las Zonas Áridas (IADIZA). FECIC (ed. 1975), Buenos Aires, 15 pp.
2- Flora of North America Editorial Committee, e. 2006. Magnoliophyta: Asteridae, part 6: Asteraceae, part 1. 19: i–xxiv. In Fl. N. Amer.. Oxford University Press, New York.
3- http://plants.usda.gov/java/profile?symbol=CEME2
4- http://www.floradecanarias.com/centaurea_melitensis.html
5- http://ucce.ucdavis.edu/datastore/detailreport.cfm?usernumber=27&surveynumber=182
6- http://www.floralanzarote.com/index.php/component/content/article/117-centaurea/130-centaurea-melitensis
7- http://www.lasplantasdemijardin.com/planta.php?p=centaurea_solstitialis
8- Las fotografías son de Flickr. https://www.flickr.com/search/?q=centaurea+melitensis




viernes, 27 de marzo de 2015

Flora que habita en Mendoza




Metidos en medio de la Renovación del Blog y después de pensar en que cosas no conocíamos a fondo de nuestra provincia, me di cuenta que sería interesante ir mostrándoles de apoco la flora que acá habita, sus características, funciones en el medio ambiente, su apariencia y su uso medicinal o comestible. 
¿Pero porque es interesante conocer nuestra flora?

Primero porque en medio de la vorágine de vida que tenemos nos hemos dado cuenta lo lejos de lo natural que vivimos. Conocer esos yuyos que salen al lado de la acequia, no sirve para tener un trabajo mejor, pero si sirve para alimentar y mantener viva nuestra identidad cultural. Pensar en un futuro sustentable se hace complicado en estos días pero yo te aseguro que conocer tu pueblo y tus raíces bien de cerca lo agradecerán tus hijos y nietos ya que de algún lado vinimos, alguna esencia tenemos y las generaciones que vienen la reclamarán.
La modalidad que tomé para ir mostrándoles la flora está basada en un libro del año 1972 que es un verdadero lujo y que está metido en toda biblioteca científica de nuestra provincia. El Deserta “Flora popular Mendocina”  es un libro profundo, una investigación apasionada realizada por el Doctor Adrián Ruiz Leal, en la que se ordenan alfabéticamente todas las plantas (o la mayoría) que habitan en Mendoza. Ordenadas según su nombre popular  el cual en muchos casos está explicado según sus origen. Yo me iré tomando el tiempo de conseguirles buenas fotos y agrandar un poco más la investigación para hacer más rica la publicación. Pero ojo que no es solo la flora nativa la que te quiero mostrar es la que “habita” en Mendoza, nativas e introducidas, para aprovechar todo lo que tenemos a disposición!
¿Querés saber quién fue este hombre de Ciencia que se interesó por la identidad de Mendoza? Acá te dejo una pequeña reseña de él.

Doctor Adrián Ruiz Leal


Nació en Mendoza el 30 de agosto de 1898 y es un ejemplo de una vida dedicada a la ciencia. Egresado del Colegio Nacional Agustín Álvarez inició sus estudios universitarios en la Facultad de Ciencias Exactas Físicas y Naturales de Buenos Aires que muy pronto tuvo que abandonar ante sus escasas posibilidades económicas. No obstante ello inició a su regreso una obra de gran aliento que implicaba un plan para toda su vida: reunir los elementos necesarios para elaborar en un futuro muy lejano entonces, una flora de su provincia. En 1945 ingresó a la Universidad Nacional de Cuyo como Jefe de Trabajos Prácticos de Silvicultura, siendo pronto contratado en 1949 como Profesor Titular de la catedra de Botánica Sistemática y Fitogeografía que acababa de crearse. En 1954 fue declarado en acto académico Doctor Honoris Causa de la Universidad Nacional de Cuyo y Miembro Honorario de la Facultad de Filosofía y Letras de la misma. En 1969 recibió el homenaje que Ie rindiera la Sociedad Argentina de Botánica en ocasión de las X Jornadas celebradas en nuestra provincia.
Desde su juventud el ansia de conocer la naturaleza lo llevó a iniciarse en diversos campos, Le apasionaron los insectos, los fósiles, las plantas. Sus deseos de saber lo llevaron a introducirse donde pudo, con los magros recursos de nuestra Mendoza de aquellos años. Inició entonces el estudio de la naturaleza que le rodeaba con la intención de contribuir a descifrarla.

Ruiz Leal se trazó el plan de documentar la flora de Mendoza en un herbario que sirviera de base a los estudios botánicos de nuestra provincia. En cualquier investigación científica el primer paso es la toma de las muestras. Todo esquema que redactemos luego está en función de la exactitud de nuestras observaciones previas. En botánica el primer paso es herborizar, reunir el material vegetal en forma inteligente y ordenada. No se junta plantas por hacer una mera colección, quien las reúne lleva ya en mente la conciencia de que sus materiales son los documentos con que se elaborarán investigaciones muy diversas. La severidad a que se sometió Ruiz Leal en sus tareas de exploración, la justeza en la toma de datos, sumado a una labor incansable todo ello impulsado por su idea central, dar las bases de la investigación Botánica de su tierra natal. Sintetizan sus actividades y deseos. Es así como sus colecciones inteligente y científicamente llevadas son ricas en los mas diversos detalles, no escatimándose informaciones u observaciones que pudieran sumarse a la mera herborización. Fue así que los nombres vulgares que reciben las plantas de nuestros paisanos, de nuestros chacareros fueron siempre anotadas a los correspondientes números de herbarios, no esta vez como un dato más, sino también ante su incansable inquietud de mendocino deseoso de conocer cada vez mas de su terruño. Le inquietó siempre desentrañar el origen de muchos de esos nombres que hemos heredado ya de nuestros indígenas, ya de Castilla. Vemos ahora como una labor simplemente botánica servirá de base a estudios etimológicos, lingüísticos o etnográficos sobre la base de una información seriamente tomada.

Que la historia no se enoje

Espero que el Doctor Ruiz Leal no se perturbe donde esté porque su gran obra sea usada por el mundo cibernético. Pero desde la más grande humildad y respeto a este Científico nato, lo que busco es que el saber mendocino no se pierda, llegue a la nueva generación esa que ahora está detrás del monitor de la computadora con hambre de saber o de investigar.
Quedarse quieto en un mundo ágil y veloz es quizás el primer error al que nos lleva el consumismo, metete, lee e investiga lo que sea y si es de tu lugar mejor. Alimentar tu cultura es lo mejor que podes hacer por tu mundo y por vos.
Desde la semana que viene empezamos a mostrarte la flora que está afuera de tu casa, que nace con la escasa lluvia y que se banca el furioso sol de Mendoza. Ojalá te sirva este aporte o te divierta. Y si te animas reemplaces algunos medicamentos químicos por infusiones de hierbas o las ensaladas exóticas por los frutos nativos.
Descargá el Deserta en PDF: http://wiki.cricyt.edu.ar/images/deserta3.pdf

Ing. Agrónomo Pablo Caparrós
Fuente: Ruiz Leal, A. 1972. Flora Popular Mendocina (Deserta 3). Contribuciones del Instituto Argentino de Investigaciones de las Zonas Áridas (IADIZA). FECIC (ed. 1975), Buenos Aires, 7-13 pp.

viernes, 20 de marzo de 2015

Advierten sobre las consecuencias de la pérdida de mamíferos en el Gran Chaco

Investigadores del IADIZA evaluaron el impacto de la pérdida de mamíferos grandes y medianos sobre el funcionamiento del ecosistema del Chaco. El síndrome de la sabana vacía.
El Gran Chaco, en el centro de América del Sur, es un importante ecosistema de sabana-bosque donde los acelerados cambios en el uso del suelo han dado lugar a una matriz compleja de áreas con diferentes capacidades para el sostenimiento de la vida silvestre.
La pérdida de hábitat y la caza furtiva han ocasionado una fuerte disminución de los mamíferos nativos de la región.
Investigadores del Grupo de Investigaciones sobre la Biodiversidad (GiB) del Instituto Argentino de Investigaciones de las Zonas Áridas (IADIZA, CONICET-UNCuyo-Gob. de Mendoza), evaluaron las posibles consecuencias de la pérdida de mamíferos grandes y medianos sobre el funcionamiento del ecosistema del Chaco: el síndrome de la sabana vacía.
El concepto, explica Ricardo Ojeda, Investigador Principal del CONICET: “es similar al de la selva vacía reconocida para los bosques tropicales (“empty forest”), pero aplicado a las sabanas africanas, o en nuestro caso, al ecosistema del Gran Chaco Americano. En otras palabras, el ecosistema chaqueño, segundo en masa forestal después de la selva Amazónica, aparece relativamente “intacto”, sin embargo, se encuentra en gran medida, “vacío” de los mamíferos grandes y medianos, tanto por la caza como por la acelerada modificación del paisaje y pérdida de hábitats”.
Actualmente, casi el 50% de los mamíferos frugívoros -aquellos que se alimentan de frutos- más grandes del Chaco Argentino están amenazados y exhiben tendencias de disminución poblacional. Este decrecimiento podría causar cambios en la composición de la vegetación, ya que casi el 53% de las especies de plantas leñosas del Chaco son dispersadas por la fauna. Por otro lado, en el caso de los grandes herbívoros, el 80 % de las especies están en peligro, lo que puede acarrear cambios en la composición de la vegetación y estructura de hábitats.
“En nuestra revisión hemos resumido los estados de conservación de los medianos y grandes mamíferos nativos del Chaco argentino y el poco conocimiento que existe sobre las poblaciones y los roles que tienen en el ecosistema. Las potenciales consecuencias de la pérdida de estas poblaciones, debido a la caza, el avance de la frontera agrícola, y la falta e ineficiencia de las áreas protegidas en el territorio, podrían llevar a cambios importantes en las dinámicas de estas sabanas-bosques, cambios que podrían llevar a una distinta trayectoria del sistema”, agrega María Eugenia Periago, integrante de la fundación Vida Silvestre y participante de la investigación.
El investigador hace hincapié en el escaso conocimiento sobre el estado poblacional de los mamíferos, así como de su papel funcional y las consecuencias de su potencial pérdida en el ecosistema. “Existe una gran preocupación por los cambios que están ocurriendo en esta ecorregión subtropical, hay una gran necesidad de desarrollar más investigaciones sobre el papel funcional de las especies para la mejor implementación de estrategias de restauración y planificación de la conservación del Gran Chaco Sudamericano”, sintetizó Periago.
Sobre publicación: María E. Periago, Veronica Chillo y Ricardo A. Ojeda (2015). Loss of mammalian species from the South American Gran Chaco: empty savanna syndrome? Mammal Review 45:41-53.

domingo, 8 de marzo de 2015

La exclusión del desierto lavallino.

El progreso mendocino se logró a expensas del trabajo de los labriegos inmigrantes de esta tierra, o por lo menos, esa es la versión más conocida. También ese progreso se logró a expensas de una entrega silenciosa de otra parte del pueblo. 
"Cuando una canilla derrocha agua en medio de la ciudad, una lágrima roda por la mejilla de un habitante del desierto lavallino".
Historia de poder y exclusión rodea al avance de los oasis de Mendoza. Frenar el agua para darle de beber al oasis postergó, modificó y puso al borde de la exclusión social al desierto mendocino.
A pesar de su condición periférica con relación a la concentración de riquezas en Buenos Aires y el litoral, Mendoza sorprende por haber sido una de las pocas provincias no pampeanas en haber logrado un cierto desarrollo. Desarrollo que es identidad de la gente y que en el saber popular está formado por una causa común: “vencer al desierto”. Solo basta recordar la llamada “época de oro” de Mendoza que es aquella que a fines del siglo XIX y principios del siglo XX  convirtió el modelo económico de la provincia gracias a las grandes obras de infraestructura hídrica.
Es así como Mendoza se reconoció y es reconocida por su “modelo vitivinícola” y en la mente de todos los mendocinos y turistas se encuentra el viñedo, la calle arbolada, las acequias y la montaña como telón de fondo. Pero cuando la vista se hace hacia el este y no hacia la cordillera el paisaje es otro, y es un paisaje no reconocido como propio. Por lo que siempre se lo quiso cambiar, modificar o exterminar.
Atardecer en la capilla del desierto después
de un día de celebraciones.

Los oasis productivos albergan el 98,5% de la población pero solo ocupan el 2% de la superficie total de la provincia. Olvidar o excluir al desierto del imaginario popular, de la educación de los niños, de la sustentabilidad de la región y de tantas otras cosas es olvidar y subestimar al 98% de nuestra provincia y es hacer “invisible” a la población de los pueblos del desierto. Cuando una población se hace “invisible”, se ignora, se abandona y se la deja sin esperanza. Los cambios en los modelos económicos de la provincia a lo largo de la historia se dieron gracias a los grandes empresarios que veían que el rumbo económico no iba bien, es obvio pensar que los grandes empresarios (apoyados por las instituciones estatales) subestimaron al desierto, lo relegaron y dejaron olvidada a esta parte de la población. Podríamos pensar entonces que: “El desarrollo de los oasis productivos es condición necesaria para el aumento de la pobreza en el secano mendocino”.

Vamos de a poco

A Mendoza la podemos dividir en 3 patrones: La cordillera, tradicionalmente un espacio de comunicación, de actividades extractivas y últimamente de turismo. Los oasis de riego artificial localizados al pie de la montaña, zonas de alta producción y urbanización. Y los espacios de secano o el comúnmente llamado “desierto mendocino”, espacios sin posibilidades de riego artificial y de gran actividad de ganadería de subsistencia.
Jarilla en flor (Larrea divaricata), habitante predominante
del desierto mendocino.

El territorio mendocino, tal como lo vemos hoy, constituye el resultado de un largo proceso en el que suceden transformaciones de “tierras-economía-gente”, las cuales están basadas en transformaciones que venían del extranjero o de la nación. 

El principio

La provincia está poblada desde el año 2000 a.C según se documenta; por Huarpes, Puelches, Pehuenches y Olongastas. Pero en el Norte de la provincia solo estaban los Huarpes. La economía de ellos no pasaba del nivel de subsistencia, aunque la agricultura bajo riego los modernizó y pudieron cumplir con los tributos incaicos. Habían dos grupos bien diferentes de Huarpes: los que vivían en los ahora oasis de riego (Guentata (Lujan y Maipu) y Uco) y los que vivían en las lagunas de Guanacache.
Para los pobladores de Guanacache el sistema lagunero representaba entonces el principal factor de supervivencia ya sea por la pesca o por la agricultura en sus bordes. Ya en esas épocas los pobladores de Guanacache dependían o eran secundarios en el uso del agua de los del sistema del pedemonte.

La Conquista

A penas llegaron los españoles se asentaron en los lugares que usaban los huarpes en el piedemonte, aprovechando sus precarios pero ya formados ordenamientos territoriales, aunque, la gran demanda de la colonia llevó a que se avanzara sobre lugares semidesérticos con el uso del riego. 
Procesión de la Virgen de la Laguna del Rosario
Así de a poco los colonizadores fueron desplazando a los grupos originarios hacia los lugares periféricos y de pobre riqueza biológica. En esta época el oasis norte de Mendoza se empezó a volver el centro de las actividades basadas en el cultivo de forrajes y cereales y en la producción de ganado para exportación a Chile, aunque de a poco empezaba la producción de licores y vinos que en esos tiempos se vendían a Rosario, Córdoba o Buenos Aires. Allá en el tiempo ni los colonizadores llegaban o daban importancia al sistema lagunar de Guanacache, lo que genera la primera base de una contradicción de la “cultura vitivinícola-cultura del desierto”.

El modelo Vitivinícola Tradicional


Cerca del año 1860 la expansión mundial económica puso a Argentina como el granero del Mundo, y las regiones pampeanas y del litoral se volvieron los centros de toda la actividad económica del país, y a la vez grandes centros urbanos de consumo. Un conjunto de factores ecológicos, económicos y sociales llevaron a Mendoza a un cambio de modelo económico, ya que producir ganado y cereales no era competitivo contra la gran Pampa. De a poco los campos de ganado o cereales fueron convertidos a plantaciones de vid y otros cultivos intensivos que daban mayor rentabilidad. Así la elite productora y dueña de los campos, en conjunto con los actores estatales, llevaron a cabo y desarrollaron la conversión al modelo vitivinícola. Los oasis productivos daban una gran ventaja para estos cultivos, como por ejemplo la forma de riego, las amplitudes térmicas, etc.
El retamo, planta insignia de la zona (Bulnesia retama).

Durante esta época se apostó por el avance de la frontera agrícola basada en el manejo y la distribución del agua de los ríos. Así y gracias a los inmigrantes el modelo vitivinícola avanzó sobre el desierto, apoyado en las grandes inversiones para riego y el trabajo laborioso de la gente.
Como creció la frontera agrícola, creció la ciudad y con ella el uso del agua para urbanización y vida de la gente. Lo que multiplicó la necesidad de agua del oasis que ya venía agrandándose con el riego de los cultivos. Lentamente y sin que mucha gente se diera cuenta, el río que antes humedecía Guanacache y todo el este mendocino, empezó a perder caudal progresivamente. La gente del sistema lagunar de Guanacache empezó a dejar de lado la pesca y la agricultura, para dedicarse a la producción de Cabras en el monte.
En Guanacache y alrededores, no sólo se perdió dinamismo económico, sino que se incrementaron las actividades extractivas, como la tala de Algarrobos, tarea que tuvo un apogeo en el año 1910 gracias al abastecimiento de la infraestructura del ferrocarril y la vida de la población urbana del oasis.

En esta época y gracias el modelo vitivinícola, se definió el territorio de Mendoza y comenzó el progresivo avance del olvido y de la pobreza de la zona periférica del oasis, el secano mendocino.

Los años noventa: la nueva vitivinicultura y la consolidación del olvido del desierto.

A la mitad de los años setenta comenzó la definitiva crisis económica del modelo vitivinícola tradicional. Se cayó el mercado interno y la calidad de los vinos no tenía el target de exportación, un combo magnífico para hacer tambalear la industria. Para finales de los años 80, la crisis ya era irreversible y los grandes actores en conjunto con el estado comenzaron la reconversión del modelo vitivinícola con la esperanza de encender la llama del nuevo auge económico de la provincia. Fue así que la actividad emblemática de la provincia, puso nuevamente en marcha una transformación mejorando la calidad de los vinos para así comenzar a exportar calidad. Vale aclarar aquí que un emblema de este cambio fue también la extranjerización de la tierra con nuevos inversores de afuera y algunos nacionales de otras provincias.
Niño divirtiéndose al costado del cementerio del pueblo
 de las lagunas del Rosario.

Los 3 grandes aspectos de esta modernización del modelo vitivinícola fueron: la ampliación de la frontera agrícola (sobre todo con el riego presurizado), la extranjerización del mercado y la tierra, y la creciente vulnerabilidad de los pequeños productores.
A la vez que se expande la frontera agrícola hacia la montaña a lugares necesitados de mucha inversión económica, se abandonan tierras que antes eran usadas para la misma tarea. Se abandonan o se cambia el uso a barrios privados, loteos, etc., con la consecuencia agravada del mal ordenamiento territorial que hará a la larga tener que producir alimentos a un alto costo y llenar de cemento tierras de primera calidad productiva.
Ajenos a toda la dinámica vitivinícola pero recibiendo todas las consecuencias de ella se encuentra el secano, caudales de agua cada vez más pequeños, títulos de propiedad “sucios” de tierras en litigio y finalmente espacios con escasa posibilidad de desarrollo y altamente degradados. Viven alrededor de 5 mil personas todas aisladas entre sí en distintos puestos. Produciendo para el autoconsumo y con nulas posibilidades de crecimiento. La zona tiene un importante déficit de servicios e infraestructura, aportes estatales discontinuos, en fin…olvidados.

El agua fluye hacia arriba.

Desde la llegada de la conquista los colonizadores fueron desviando el curso del agua para aprovecharla, y apropiándose de las tierras de la primera zona. Luego el desarrollo vitivinícola siguió extendiéndose hacia el este. Mientras tanto aguas abajo, Lavalle se quedaba cada vez con menos agua. Luego los años noventa y el auge económico nuevamente le fueron ajenos al desierto y por lo contrario siguió concentrando el agua en el oasis.

Estado de las lagunas del Rosario en Octubre de 2014. Secas.

En todos los casos las tierras que se le ganan al desierto (y el agua necesaria para esto) se encuentran siempre en la parte superior de la cuenca, dejando cada día más relegado a los pueblos aguas abajo, cada vez sus tierras más degradadas, más contaminadas y con menos recursos hídricos. Por eso como dicen en Norteamérica “el agua fluye hacia arriba, como el dinero”.



Conclusiones

Como pasa en otras tierras de Latinoamérica los territorios de Mendoza se expresan no de acuerdo a una lógica sino según patrones de historia regional y en algunos casos extrarregional. De acuerdo a estos patrones los territorios se ocupan, se explotan a costillas de otros territorios. El desarrollo social, ambiental y cultural de este patrón es totalmente insustentable, comparable con las explotaciones mineras pero en más largo plazo.
Al ir leyendo esta nota más claro me va quedando que la herramienta más poderosa para darle auge a una región es el manejo del agua, por lo menos en el caso mendocino; o al contrario un mal manejo puede exterminar los pueblos afectados. Los escenarios que se esperan a futuro no son distintos y si son sombríos para el desierto. Se necesita:
- un replanteo para dejar de tratar de “vencer el desierto”, 
- una planificación para mejorar los sistemas de riego de los oasis, 
- que los agricultores dejen de desperdiciar agua, 
- que se deje de contaminar los acuíferos ya sea el agro como el petróleo,
Por ende, se necesita un plan integral para mejorar el uso territorial en los oasis antes de salir a buscar tierras nuevas. Y en el medio de cubrir estas necesidades, administrar el manejo del agua para dar una esperanza de sustentabilidad a los espacios del secano mendocino y a su gente.
El algarrobo de la justicia, todo un símbolo
en pleno cementerio soleado.

Es necesario romper las fronteras del oasis y el secano para invitar a un sueño de una Mendoza menos dependiente del agua y más razonablemente ecológica. Es necesario que el Desierto sea reconocido, valorado y explotado como tal, es condición necesaria para aceptar nuestra identidad, es condición necesaria para tener una Mendoza más sustentable. Es urgente no olvidarnos del desierto.

Esta nota está basada, y en algunos párrafos y/o frases, transcripta originalmente desde un trabajo científico del año 2005  de Elma Montaña Investigadora del Conicet en Mendoza, “Los espacios invisibles.Subordinación, marginalidad y exclusión de los territorios no irrigados en las tierras secas de Mendoza, Argentina.” Las fotografías son de la IngenieraAgrónoma Mariana Rodriguez Rolfi.

Ing. Agr. Pablo Caparrós

sábado, 28 de febrero de 2015

Mendoza Profunda: Nueva visión del blog, el mismo de siempre pero más mendocino y profesional.




Hoy quiero contarles cual es el resultado de horas de investigación para reinventar el blog. Logré darle un objetivo más personal el cual puedo disfrutar de una manera más plena. A partir de Marzo empezaré a publicar una nueva versión más profunda.
Estrella-verde.com seguirá siendo el mismo blog de Noticias del Mundo sobre Ecología y conflictos socio-ambientales en el cual tenemos el objetivo de contar lo que pasa por el mundo para tratar de debatir sobre ello y de alguna manera evaluarnos como sociedad Latina para saber en qué escalón estamos. Un ejemplo de esto es nuestro énfasis en el desastres nuclear de Fukushima, ya que aquí en Argentina la casi única y minúscula política del estado en materia energética fue poner en funcionamiento plantas nucleares y como ya sabemos si en un país como Japón sucedió este desastre ni pensar lo que puede pasar en Argentina con la escases de controles que nos rodean.
Como les decía el blog seguirá con su función de contarles cómo se mueve el mundo y las injusticias o justicias socio-ambientales pero…
Llego la hora de la Renovación y Estrella Verde pasa a ser parte de un proyecto más ambicioso del cual les iremos contando de apoco y cuando sea el momento. Este proyecto es una lucha por lograr ser una sociedad sustentable, digna y que viva a pleno los frutos que la madre tierra nos brinda. Pero como el mundo se cambia de apoco y con educación sobre todo, la parte que le toca a Estrella Verde va a estar enfocada en nuestro entorno. Partiendo desde Mendoza y todo lo que se necesita conocer para ser una provincia sustentable y maravillosa de verdad. Es el mundo que tenemos a mano para empezar a cambiar, más allá de los colores políticos y del maltrato estatal, hay cientos de investigadores de todas las áreas enfocados en mejorar la calidad de vida de los mendocinos y que  el estado y los medios ignoran vaya uno a saber porque. Ahí vamos nosotros a buscar esas investigaciones que ayudan o intentan ayudarnos, a conocer la flora y fauna de nuestra región, los bosques y sus usos. El estado de nuestras reservas naturales y áreas protegidas, los impactos ambientales de algunos proyectos y las posibilidades de tener una provincia autosustentable, biodiversa y más amigable con la naturaleza.
Todo esto es parte del nuevo proyecto que empieza con Estrella Verde en el cual se enfoca la visión medio  ambiental de la provincia y sus relaciones con la nación y el mundo.
Por lo tanto en este blog desde ahora en más confluirán las noticias del Mundo y todos los informes de una Mendoza profunda y sustentable apoyado con una búsqueda de mejoría en la calidad de las fotografías, propias y ajenas, habrá mucho de eso que ya sabemos pero no sabemos (no sé si me entienden?) Realidades duras o no tan duras pero realidades al fin, proyectos e ideas para construir una mejor vida para todos los mendocinos pero sin quedarnos fuera del mundo ya que es ahí donde estamos y donde debemos luchar.
Por eso gente con todos ustedes la renovación del blog, nueva cara, nuevos objetivos, pero la misma pasión por la lucha de nuestro planeta. Estrella Verde |Mendoza Profunda. Disfruten y ayuden a mejorar el blog con sus críticas.

Pablo Caparrós Ingeniero Agrónomo

Seguidores